Britney explica parte de lo que sucedió en el 2007

27 Jun

Después de una década evitando el elefante en la habitación, la artista por fin ha decidido romper su silencio para explicar por primera vez qué le pasó aquel año en el que descendió a los infiernos. “Mi vida estaba controlada por demasiada gente y eso es algo que no te permite ser tú misma. Eran otros los que tomaban todas las decisiones por mí”, ha explicado al diario israelí Yediot Ahronot.

“En esa situación, cuando ya no tienes el control sobre ti misma, todo te parece menos emocionante. Pierdes la pasión, y eso se nota en tu música”, confiesa. “Estaba perdida y no sabía qué hacer con mi vida. Lo único que quería era complacer a todo el mundo a mi alrededor, porque así es como realmente soy. Pero ahora miro atrás y no puedo evitar decirme: '¿En qué demonios estaba pensando?”.

Se refiere, por ejemplo, a cuando en 2006 los paparazzi la fotografiaron conduciendo con su hijo, entonces un bebé, sentado sobre las piernas en lugar de una silla –“Después de aquello me pasé casi dos años sin salir de casa”–; o cuando apareció cantando Slave 4 You con una serpiente en los VMAs –“una decisión estúpida que no volvería a tomar”.

¿Por qué lo hizo entonces si hablamos de una de las artista pop más poderosas de principios de siglo y de una de sus actuaciones más míticas? “Los que empezamos muy jóvenes en este negocio tenemos que aprender sobre la marcha a encontrar el equilibrio entre nuestra vida vida personal y nuestra vida profesional. Entonces todo era muy diferente, no sabía siempre qué estaba bien y qué estaba mal, me dejaba llevar por el instinto”.

Sorprende que para romper su silencio Britney haya elegido este medio israelí de escaso alcance internacional. Imaginamos que lo que quería es promocionar el concierto que dará en Tel Aviv el próximo 3 de Julio y que ha obligado a cambiar la fecha de las elecciones. Pero estas declaraciones parecen más propias del lanzamiento de un nuevo disco o de la portada de alguna gran publicación americana. “Me lo pasé muy bien cuando era joven”, explica. “Era una chica bastante normal, igual un poco marimacho. Pero mis 20 fueron horribles. Horribles. Los 30 están siendo bastante mejor, he aprendido a conocerme mejor”.

Habla de no tener miedo a dejar la música de lado y dar prioridad a su salud mental. “Voy a tener que hacerlo más a menudo. Ahora estoy fenomenal. Mis hijos me completan y han conseguido que no vuelva a preocuparme de aquello que me pasó”, afirma.

Adaptación: Vanity Fair – Britney-Online.net